sábado, 9 de junio de 2012

Un truquito "fimero"

El otro día trasteando de enlace en enlace, encontré un truquito para mantener nuestras manos "limpias" mientras trabajamos con arcilla polimérica. Soy de las que se levantan varias veces a lavarse las manos mientras trabajo con la arcilla y es un rollo, primero porque se me reseca mucho la piel y segundo por el tema de tener que levantarse cada poco tiempo. He probado el tema de las toallitas para bebé, pero no me acaba de convencer, porque las manos se quedan húmedas y hay que esperar a que se sequen. Claro, podría tener un trapito limpio a mano para secarlas, pero igualmente se llenarían de pelusas y pequeñas partículas de tela, que luego se trasladarían a la arcilla.

Evidentemente es recomendable lavarse bien las manos con agua y jabón antes de empezar. Pero luego, una vez que estemos en faena, vamos a necesitar limpiarnos las manos más de una vez.

El truco del que os hablo, consiste en coger un trozo de arcilla blanca, ni muy dura ni excesivamente blanda, hacer una bola y hacerla rodar entre las manos, pasando por toda la superficie, insistiendo bien en la yema de los dedos. De esta manera, todo el polvo y las partículas que se encuentren en ellas, se quedarán en la arcilla. Este trocito de arcilla blanca, lo tendremos encima de la mesa, al alcance de la mano, listo para volver a ser usado en caso necesario.

Aún no lo he probado, pero me parece una buena idea. Evidentemente habría que sustituir ese trozo de arcilla cada cierto tiempo, pero me parece bastante práctico. ¿Quién se anima a probar? :)


6 comentarios :

  1. Pues yo tampoco había oído ese truco, yo usaba las toallitas de bebe, pero tampoco me acababan de convencer. Creo que lo voy a probar, a ver que tal....

    Besos :)

    ResponderEliminar
  2. Hola!! Yo soy bastante novata en el tema de la arcilla, creo que paso más tiempo buscando información e inspiración que otra cosa. Leí lo del trocito de arcilla y desde entonces siempre lo utilizo, en mi caso traslucido, también lo paso por la máquina laminadora cada vez que cambio de color. Para mi es un truco muy bueno, aunque yo, a parte, también utilizo las toallitas y un trapo, ala! que no falte de nada!! jeje!! Enhorabuena por tus creaciones. Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. De todos modos cuando se trabaja con arcilla roja, el agua y jabón son insustituibles, no se marcha el color ni con toallitas, y luego manchas las otras arcillas. Besos

    ResponderEliminar
  4. Pues no conocía ese truco, tendré que probarlo a ver si funciona, aunque como dice Reyes, lo del rojo es una cuestión que tendremos que comprobar si funciona el truco o no. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  5. Hola chicas!
    Anouk, ya me contarás si lo pones en práctica!

    Marta: pues quizá con translúcida funcione aún mejor, porque deja menos color. Y sí, somos únicas para rodearnos de cosas "por si acaso", como tú dices, que no falte de nada ¡no vaya a ser!

    Mª Reyes: y que lo digas. La arcilla roja es una auténtica pesadilla para eso y me da que no hay truquitos que valgan, agüita, mucho jabón... y a frotar!

    Mari Ángeles: puff si funcionara con la arcilla roja vamos, sería felizzzzz, jeje

    un abrazote a todas!

    ResponderEliminar
  6. Hola!!

    Yo lo que hago es utilizar unas toallitas desmaquillantes, me funcionan bastante bien, eliminan todos los restos de arcilla de mis manos, y las utilizo tambien para limpiar las herramientas y la mesa.

    Las que yo utilizo son unas del mercadona, nose si con el resto funcionaran, ademas estas no son muy caras, ya me compré varias para utilizar con el fimo.

    Ya me dirás si lo has probado.

    Saludos :)

    ResponderEliminar

¿Tienes algo que decir? :-)

Follow this blog with bloglovin

Follow on Bloglovin