lunes, 18 de junio de 2012

Tutorial: Hacer moldes en arcilla polimérica

A veces tenemos alguna pieza que nos encanta y nos gustaría poder reproducirla de alguna manera. En el mercado existen moldes de todo tipo para usar con la arcilla, pero ¿ y si no encuentras el molde de lo que buscas?
La solución es sencilla: hazlo tú mismo.

Material necesario:
- Un trozo de arcilla polimérica (puedes aprovechar restos de arcilla que tengas por el taller)
- La pieza que queramos reproducir
- Un poco de harina o en su defecto un vaporizador con agua
- Un pincel suave

Para hacer el molde, cogemos el trozo de arcilla que vamos a usar y lo amasamos con las manos, hasta formar una bola. Después lo aplanamos con un rodillo o similar e intentamos nivelar la superficie:


A continuación, usamos la pieza que queremos "duplicar" para hacer el molde. En este caso, yo he utilizado un pendiente que lleva una rosa de resina. Aplicamos una ligera capa de harina tanto en la arcilla como en la pieza con un pincel suave para que no se adhieran entre sí. (La harina puede sustituirse con agua, podemos pulverizar un poco de agua sobre las dos superficies).


Hundimos la pieza en la arcilla y presionamos para marcar bien su forma en la arcilla sin cocer. Después, la retiramos con cuidado para no deformar el molde. En este caso, yo lo tenía fácil porque el pendiente tenía la pieza de atrás, pero si el objeto que estáis usando no tiene ningún punto de agarre, tendréis que hacer palanca suavemente levantándola por el borde.



Horneamos el molde a la temperatura indicada por el fabricante durante el tiempo necesario. Lo sacamos del horno y lo dejamos enfriar.

Para utilizarlo, una vez frío, hacemos una bola de arcilla del color deseado y la pincelamos con un poco de harina (o agua).

Presionamos la bola de arcilla para que encaje dentro del molde. Es recomendable no utilizar una arcilla demasiado blanda (como el fimo soft por ejemplo) porque a la hora de sacarla esta se deforma más facilmente. Si no tenemos más remedio, dejaremos la arcilla dentro del molde un rato hasta que se enfríe un poco (la habremos calentado al amasarla entre nuestras manos y eso hará que esté más blanda y pegajosa).
Para sacarla, haremos palanca ligeramente por el borde ayudándonos con alguna herramienta, con cuidado para no deformar la pieza.

A continuación horneamos las piezas obtenidas como de costumbre, respetando los tiempos y la temperatura indicada por el fabricante.


8 comentarios :

  1. Muy interesante tu post! Nunca he intentado hacer esto, pero ahora ya me has picado la curiosidad, jejeje...

    Besos :)

    ResponderEliminar
  2. Mola muchooo, tengo que probar a hacerlo con las flores de resina que compré no hace mucho ;) Bscoosss

    ResponderEliminar
  3. Muchísimas gracias! Súper útil y súper fácil!!!

    ResponderEliminar
  4. He descubierto tu blog por casualidad y he estado viendo tus entradas, tienes unas cositas chulimas. Así que voy a seguir por aquí cotilleando que seguro que encuentro mas cosillas que me gusten.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  5. Me encanta la idea. Voy a ver que encuentro por casa para hacer moldes, a ver si así vuelvo al fimo, que lo tengo abandonadico. Un beso guapa

    ResponderEliminar
  6. me gusto....voy a intentar acerlo C;

    ResponderEliminar

¿Tienes algo que decir? :-)

Follow this blog with bloglovin

Follow on Bloglovin