jueves, 20 de noviembre de 2008

Con la capucha de un rotulador...

Con la capucha de un rotulador...
La arcilla polimérica nos enseña a mirar el entorno con otros ojos, de eso no hay ninguna duda. Cualquier objeto puede servir para aplicarlo a este medio: papel, una botella con algún relieve, la textura de alguna tela, incluso cosas que usamos todos los días como el tapón de la pasta de dientes puede dejar en nuestras creaciones una original marca que las haga únicas.

De eso sabe mucho Julie Picarello, la mujer que revolucionó la técnica "mokume gane".

Esta técnica consiste en montar una especie de "lasaña" de arcilla polimérica. Con varios colores, haces láminas finas del mismo espesor y las apilas una encima de otra.
Luego miras a tu alrededor y vas recolectando objetos con distintas formas: el conector de algún aparato que ya no usamos (por ejemplo una antena de las que se enchufan a la tele), un botón, la tapa de algún bolígrafo o rotulador, palillos varios... lo que se nos ocurra y tengamos a mano.
Después, vamos hundiendo estos objetos en esa mini lasaña arcillosa.
Los retiramos con cuidado y vamos cortando lonchitas de arcilla, colocando la cuchilla paralela a la mesa en la que estamos trabajando.
Es parecido al tutorial Mokume Retro que publiqué en este blog hace un tiempo.
El resultado es asombroso... y único.

El colgante que aparece en la foto es uno de los últimos trabajos que he realizado con esta técnica ¡es una de mis preferidas!

El único inconveniente es que se hace difícil el lijado porque el dibujo va cambiando a cada golpe de lija y si te descuidas puede llegar a estropearse completamente, perdiendo su forma original... como siempre todo es cuestión de práctica.

Edito: voy agregando nuevos blogs a la lista "Ellas Crean", por si os apetece cotillear :)

14 comentarios :

  1. Tengo tantas cosas que probar con la arcilla polimérica que no se por donde empezar, aunque esto me parece que habrá que probarlo.
    Una pregunta ¿Qué lija es buena para el fimo? de momento no he lijado nunca nada porque siempre me equivoco al comprar la lija.

    ResponderEliminar
  2. Quemona: la lija que se usa para el fimo es lija de agua de distinto grano, porque la lija en seco estropea las piezas.
    Yo te recomiendo que compres de 400,600,800 y 1.000
    Metes la creación en un cuenco con agua, cortas un recuadrito de lija y la mojas bien. Luego la pasas suavemente sobre toda la pieza volviendo a mojarla de vez en cuando, insistiendo en las zonas más irregulares. Empiezas con el 400 y pasas una a una hasta el 1.000, verás qué cambio. Luego secas la pieza y la frotas enérgicamente con un trozo de tela (vaquero o fieltro por ejemplo), verás que suavidad y qué brillo!
    Estas lijas normalmente las puedes encontrar en tiendas de pinturas o manualidades.
    Desde luego queda mil veces mejor esto de lijar y pulir que el barnizado, no hay color. Eso sí, lleva su trabajito.

    Anacleta: el resultado siempre es una sorpresa con esta técnica, jeje

    ResponderEliminar
  3. Precioso como todo lo que haces.
    A finales de verano compré 3 pastillas de FIMO y no te quiero contar el churro que me salió, una vez que los barnicé parecían otra cosa pero con todo y con eso no me he atrevido a poner una foto de mi "supercreación", y eso que eran con forma de tubo de 1,5 cm y una pieza de forma ovalada sin ningún aderezo. Fué como un manchón en mi expediente... pero volveré.
    Y sin embargo cuando veo tus fotos hace que parezca tan fácil.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. A mí me pasa lo mismo. Intento hacer colgantes monos y me salen churros en los que además se notan huellas, pliegues y demás. Estoy a ver si voy mejorando, y esto que has dicho del lijado me servirá de mucho, sin duda. Por cierto, una preciosidad de colgante

    ResponderEliminar
  5. claudia, has entrado dentro de los 50 primeros y tengo tu muestra preparada pero me falta tu dirección!
    corre a dármela!
    oliviadigame@hotmail.com

    ResponderEliminar
  6. Mar: si vieras las primeras cosas que hice yo con fimo... juju ¡penosas! Algunas las tengo rondando por el tallercito aún, cada vez que las veo me acuerdo de cómo empecé. Todo es cuestión de insistir e insistir.

    Ava: las huellas y los pliegues tampoco son tan malos, es nuestro sello "artesanal" y en algunas creaciones quedan bastante bien. Cuando pruebes el lijado y el pulido me cuentas!
    Gracias!

    Olivia: graciasssss!!!

    ResponderEliminar
  7. Ooo, qué guapo, me encantan tantos tonos de azul, es muy bonito.
    Tiene que ser difícil esa técnica, pero los resultados son una pasada.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Fantastico!!! como todas tus creaciones, tengo tiempo siguiento tu blog y me gusta todo lo que haces.

    ResponderEliminar
  9. Tienes un regalito en mi blog.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Buenoooo, pero que colgante mas bonito!! Ya he visto en varios blogs eso de la arcilla polimerica pero vamos, tu la dominas de maravilla!!
    Dices que mueres de envidia cuando entras a mi blog pero entonces yo cuando entro al tuyo no se.. porque es que tienes unas manos para todo que ya me gustaria tenerlas a mi :D
    Besitossss wapa!!

    ResponderEliminar
  11. Impresionante!!! cada día nos sorprendes con algo nuevo, a cada cual mejor!!! me parece super difícil todo lo que haces!!! es precioso...
    1 besazo guapi!

    ResponderEliminar
  12. Qué maravilla de trabajos que haces!!! estoy encantada con tu imaginación y tu buen hacer
    un beso enorrrrrrrrrme y toda mi admiración
    Raquel

    ResponderEliminar

¿Tienes algo que decir? :-)

Follow this blog with bloglovin

Follow on Bloglovin