martes, 20 de noviembre de 2007

Fimo de... ¿deshecho?

Si algo generamos las personas que nos dedicamos a esto de la arcilla polimérica, a parte de mucho desorden, es fimo de deshecho (o scrap clay) en cantidades industriales.

Sí, ese borde de arcilla polimérica que te sobra cuando cortas una pieza, esa cuenta que te ha salido mal y no piensas hornear, esa lámina que se ha ensuciado porque no limpiaste bien la máquina de pasta, el degradado que se te estropeó sobre la marcha, esos pequeños experimentos fallidos...

¿Qué hacer con todo eso?

Debo confesar que en un primer momento lo único que se me ocurría era tirarlo a la basura.
No sé cuanta arcilla habré tirado, sobretodo al principio.
Luego descubrí algo muy interesante y es que hay muchas maneras de sacarle partido a este material.


A fin de cuentas sigue conservando la versatilidad de la arcilla polimérica, si bien muchas veces los
colores de las "sobras" no pegan entre sí o no hay por dónde cogerlo a no ser que lo mezcles todo hasta conseguir una masa homogénea de un color indescriptiblemente feo y textura indefinida (porque muchas veces los deshechos no sólo llevan arcilla, también pan de oro, restos de foil, inclusiones de todo tipo, restos de pintura... etc).

Más adelante escribiré sobre los varios tutoriales que se pueden encontrar en la red sobre este tema, pero hoy quería hablar de una manera rápida y bastante vistosa de aprovechar estos restos:

Los pigmentos metálicos

Mis preferidos para este tipo de trabajos son los pigmentos plateados, porque cubren completamente el color de la arcilla y tienen un acabado estupendo, ideal para hacer imitaciones de plata envejecida.
Sólamente hay que darle una forma al fimo de deshecho (ya sea manualmente, utilizando alguna
herramienta, aplicando texturas, lo que se te ocurra!) aplicar estos polvos con un pincelito hasta cubrir completamente la pieza y al horno.

Eso sí, como toque final recomiendo aplicar también una capa de barniz cerámico, porque los pigmentos "manchan" aún después de pasar por el horno.

Este broche en forma de margarita está realizado con esta técnica.
Y pensar que poco antes era una horrorosa masa de fimo de deshecho...

No lo tires a la basura, el fimo de deshecho en realidad no existe ;-)


P.d.: La fotografía de fimo de deshecho es de la web de ClayFactory, una página web en la que incluso VENDEN este material :)


4 comentarios :

  1. artículo muy interesante el de hoy ;) yo soy también de las que acumlan acumulan y acumulan fimo kk.
    Te has olvidado de hacer referencia al caso, de que cuando estamos haciendo una murrina, y en el ultimo paso haces algo mal y se estropea ....... ainssss que corajeeeeee y ya no te digo na cuando has gastao mucho fimo en hacer esa murrina, a mi me da un telele cuando me pasa eso ..... ainssss ;) Bscosssss

    ResponderEliminar
  2. Jaja, acabas de describir el momento "pánico"! Se me habían olvidado completamente esos pequeños episodios :P

    ResponderEliminar
  3. Hola, pues sí que ha quedado bonito el broche con los desechos, pero nena ¿de verdad hay algo que no te salga bien? Saludos!!

    ResponderEliminar

¿Tienes algo que decir? :-)

Follow this blog with bloglovin

Follow on Bloglovin