miércoles, 16 de mayo de 2007

El taller

TallerUna de las cosas más importantes para las personas que nos dedicamos a las manualidades es sin duda el lugar de trabajo.
Entre otras cosas, porque lo que te rodea mientras trabajas es esencial, sobretodo si el trabajo en cuestión consiste en crear.

Por otro lado, no puedes darle rienda suelta al caos que acompaña a las manualidades en cualquier lugar.

Me he dado cuenta hace poco, concretamente desde que tengo mi proprio rinconcito de trabajo.
Antes, para dedicarme a esto, tenía que montar todos mis bártulos en la mesa del salón/comedor.

Era un horror:
Había que despejar la mesa, buscar un sitio donde ir poniendo las creaciones que aún no había horneado, con cuidado de no dejarlas en cualquier lado porque los demás habitantes de la casa (mis tres hermanos, mis padres + dos gatas) no tenian por qué saber que era fimo crudo.

Me dedicaba a poner notas por todas partes "NO TOCAR", "FIMO CRUDO", "RECIÉN BARNIZADO" y aún así, de vez en cuando, aparecían huellas sospechosas y piezas ligeramente aplastadas.

La mesa, evidentemente, no es un simple escritorio de trabajo y la pieza que ancla la laminadora para que no se mueva, no encaja bien.
Eso de darle a la manivela y que ese chisme se mueva de un lado a otro como si tuviese vida propria, acababa con mi paciencia en cuestión de minutos.

Y mis progenitores todo el día detrás de mí pidíendome que quitase de en medio mis trastos, lo cual era bastante comprensible.

A la hora de usar herramientas un poco más complicadas ya era rizar el rizo.
Y es que claro ¿cómo vas a ponerte a taladrar cuentas, por ejemplo, mientras tu hermana está viendo su serie preferida ahí al lado?
(Una es muy joven para arriesgar la vida de esa manera)
¿Dónde van a parar todas las virutas de arcilla que se desprenden mientras usas el taladro? (Quizá a la maravillosa cortina blanca que tu madre acaba de planchar y colgar hace dos minutos, ejem)
¿Qué pasa si te descuidas y se cae un bote de pegamento abierto en el parqué?

Cada vez que empuñaba la pistola de calor, mi madre se echaba a temblar.

A la hora de hornear, tenía que usar el horno de la cocina, que también usamos para almacenar las sartenes cuando no está encendido.
Cada vez que tenía que cocer algo, había que sacar todas las sartenes, dejarlas en medio de la cocina, con la consiguiente bronca, claro. A parte de dejarme la espalda para "supervisar" las creaciones y los paseitos cocina-comedor-cocina-comedor...

¡Era un sin vivir!

Afortunadamente, por fin he encontrado un rinconcito en mi habitación y gracias a un pequeño trueque con mi hermano, ahora tengo un espacio todo mío.
Mi madre se puso tan contenta de que el salón dejara de ser una batalla campal que el mismo día que monté la mesa me regaló un precioso minihorno y ahora hago bastantes más cosas que antes.

Está siempre desordenado, pero es mi rincón preferido.

4 comentarios :

  1. Tienes razón, no hay nada como tener un espacio propio, aunque esté desordenado, es ¿cómo te diría? un mundo en el que tú eres dueña y señora, los demás agradecen que no invadas las zonas comunes, pero tú te lo agradeces más, es tu espacio creador, porque eso somos: creadoras de pequeños sueños. Esto puede que te suene totalmente cursi, pero yo lo siento asi. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta tu rincón, el día que tenga uno te paso mis fotos.
    Felicidades por tus maravillas, en especial las matrioshkas, a mi me gustan mucho, tengo una, sólo una muy artesanal de una chica que me la vendió por la calle, y porque no podía pagarle por las otras sino también me las quedaba.
    La colgaré en mi blog, para que puedas verla y darme tu opinión.
    Saludos
    http://lallunadabril.blogstop.com

    ResponderEliminar
  3. Pues tienes suerte de disponer de un espacio. Yo voy de aquí para allá con mis chachivaches y la verdad es que es incómodo porque nunca tienes las cosas demasiado ordenadas.
    un saludo

    ResponderEliminar
  4. Hola!! Soy de Venezuela pero mis padres viven en España! Voy ahora en agosto y me gustaria hacer un curso de Arcilla Polimerica. Tengo una tienda de Accesorios artesanales pero me encantaria comenzar a utilizar este curioso material! Sera que podrias darme un curso??? O sino recomendarme alguna escuela ?? Gracias! Escribeme a ladybug.latiendita@gmail.com!

    Saludos desde Venezuela!

    ResponderEliminar

¿Tienes algo que decir? :-)

Follow this blog with bloglovin

Follow on Bloglovin